Me cuesta mucho escuchar tantas afirmaciones desacertadas. Creo que antes de informar a la gente hay que empezar por casa.

El carpincho es el roedor más grande, no es carnívoro, es herbívoro. Su hábitat eran los humedales que fueron rellenados para grandes desarrollos inmobiliarios.

Ellos no nos invaden, nosotros somos los invasores.

La última zona donde se agrupaban fue adquirida para un nuevo desarrollo. Por lo tanto no tienen comida. Ellos se alimentaban con lo que formaba parte del ecosistema de humedales. No prefieren plantas de vivero, el hambre los lleva a comer la vegetación de los jardines al igual que a tirarse a las piletas por falta de agua que la necesitan para vivir.

Creo que debemos ser realmente críticos y plantearnos todo lo que se hizo mal.

Por suerte Flora y Fauna está trabajando en el tema.

No son asesinos, si atacan es por temor, porque no tienen más su hábitat, sienten miedo y están con sus crías a las que defienden de supuestos predadores.

La vida en hábitat muestra otros patrones de conducta.

Debemos planificar y respetar los Estudios de Impacto Ambiental antes de proyectar para que el desarrollo sea sobre bases sólidas y respetando a la naturaleza.

Gracias a toda la gente que me ha enviado mensajes y solicitudes. Mi face ya no tiene lugar, me pueden seguir en @estudiopaulatarditi.

Muchas gracias a todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí