Dos viejos amigos se encontraron una tarde en el parque con sus hijos y se pusieron a hablar sobre la educación que ellos recibieron.

Recuerdo, empezó a decir uno, que yo tuve a la madre más malvada de todas… Mientras otros niños comían dulces, nosotros teníamos que comer cereales, huevos y leche; además, mi mamá tenía que saber dónde estábamos a todas horas y quiénes eran nuestros amigos. Éramos como prisioneros…, continuó mientras su amigo escuchaba atento.

Aunque a mis hermanos y a mí nos avergonzaba reconocerlo, violaba la ley contra la explotación de menores y nos hacía lavar los platos, tender la ropa, barrer, tirar la basura… Nos amenazaba diciéndonos que teníamos que decir siempre la verdad; es más, creo que cuando éramos adolescentes, podía leer nuestra mente.

Mientras mis amigos salían desde los 12 o los 13 años, nosotros tuvimos que esperar a tener 16, con previo permiso; ella siempre tenía que saber dónde y con quién estaríamos, explicó el joven a su amigo.

Se quedó unos segundos en silencio y concluyó: «Por su culpa nos perdimos muchas experiencias: a ninguno nos pillaron robando algo en un supermercado o estropeando la propiedad ajena, ni siquiera nos multaron por exceso de velocidad. Tuvimos una buena educación, que nos permitió un buen sustento… Ahora somos adultos honestos y responsables e intentamos ser tan malos con nuestros hijos como mamá lo fue con nosotros».

No sé ustedes, pero yo también me esfuerzo por ser

¡la peor mamá del mundo!


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí