[ad_1]

En noviembre del 2020, se encendieron las alarmas en San Juan por el cierre del local de Rawson de la cadena de electrodomésticos Ribeiro. En aquel momento, los empleados fueron absorbidos por la sucursal de Capital. Ahora, este local fue vendido, en teoría para pagar una deuda. Desde la empresa dijeron que no se van de San Juan y que tampoco despedirán a sus 32 empleados, sumidos en la más incómoda incertidumbre. Lo cierto es que la imagen del tradicional mega local impacta: está completamente vacío, quedando apenas un par de sillas y cables sueltos.

Este jueves en la mañana el lugar sorprendió a los sanjuaninos sin electrodomésticos, ni empleados. El gigantesco salón se veía aún más grande, todo blanco y con partes en naranja, el clásico color de Ribeiro. En la entrada hay un pequeño stand con una computadora habilitado para “realizar cobranzas de cuotas, de 9 a 17”, reza un cartel. Contra las columnas, apenas hay dos o tres sillas de escritorio, un matafuego, y un minicomponente sobre una mesa, donde sonaba música que escuchaba un hombre que limpiaba el piso y resonaba con eco debido a la cantidad de espacio vacío. El hombre que limpiaba, junto con el empleado que realizaba las cobranzas apenas ingresando al lugar, eran las dos únicas personas presentes.  

Ribeiro venía mal económicamente desde antes de la pandemia. Ya en junio del 2019 presentó un concurso preventivo por la crisis económica, en octubre del 2020 ofrecieron retiros voluntarios (quedando 32 empleados) y en noviembre cerraron el local de Rawson. Ahora vendieron el local de Avenida Libertador porque “hay un posible comprador que está exigiendo un pago de deuda para ser socio o comprar la firma en todo el país”, dijo Moral. Aunque indicó que el motivo “no quedó claro”. Así las cosas, según anunciaron desde la empresa, no se van de la provincia y tampoco echarán a los 32 empleados que tienen.

[ad_2]

Fuente: https://www.diariodecuyo.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí